4to deseo en la vida de un vecino solidario

Hace un tiempo atrás en 4to deseo nos enteramos que el comedor Juanita necesitaba
bancos, para que quienes asisten pudieran sentarse en los momentos de comidas, tareas,
actividades en fin, hacerlo como cualquier persona. Por eso, una de nuestras voluntarias se
puso en campaña para lograr eso. Luego de publicaciones en facebook, de llamados, de
tanto buscar eso que necesitábamos, llegó.
Un día, al regresar de su trabajo se animó y habló con su vecino, sabía que era carpintero
pero nunca había tenido diálogo con él. Le contó que era lo que quería, sin nombrar que
eran para un comedor. Luego de eso, la conversación siguió por whatsapp y ahí, nuestra
voluntaria le nombró quienes usarían estos bancos de madera que él haría. El vecino, le
pidió que aguarde unos días y que le pasaría el presupuesto.
Los días transcurrieron y la propuesta no llegó, pero sí apareció el vecino. Quien nos dijo
que Madergol, la empresa en la que trabajaba, se haría cargo de todos los gastos y la mano
de obra, que él nos donaría los dos bancos que el comedor necesitaba. También, nos contó
que siempre quería ayudar pero que no sabía como hacerlo ni donde, nos mostró la
felicidad que le daba de brindar sus manos y su sabiduría para que otros la disfruten.
Los bancos, hoy ya están en el comedor porque nuestro primer vecino solidario llegó y
colaboró para que cada niño de Juanita pudiera sentarse en un lugar cómodo como toda
persona merece. Hoy estos pequeños disfrutan de tener asientos hechos con amor, con
pasión y con un corazón que no mira a quién si no que lo hace por el simple y magnífico
hecho de ver felices a otros.
Estamos contentos de estar juntos, de ser una comunidad enorme, hermosa y llena de
ganas. Esto, sin dudas es lo que nos mueve, nos incentiva y da animo de seguir hacia ese
mundo que soñamos y creamos en cada paso que damos. No nos quedan dudas, que hay
que buscar, caminar y preguntar, porque en quien menos nos esperamos, hay una mano
amiga para que nos ayude a ayudar.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *